Territorio Jaio VI – Poesía para el verano


También este domingo os lo pongo a posteriori, pero sé que no os importa, porque así lo degustais con cariño.

Esta mañana han invadido el Territorio Jaio, en la SER, dentro de “A vivir que son dos días” dos grandes amigos, de los de amigos del alma.

En el apartado de “Poesía de veranoLuis Felipe Comendador, (pongo el enlace a la wikipedia, escasa en contenido, pero que reune bastantes de sus páginas) En la foto le vemos con Belén Artuñedo, que estuvo en Territorio Jaio hace tres semanas.

Luis Felipe (Pipe, le llaman los amigos): es una ONG en sí mismo, es un grandísimo poeta, con varios premios en su haber, también tiene publicados libros de aforismos y novelas, que escribe cuando, según dice, la inspiración poética no le visita y es, además, editor suicida.

Es un hombre grande, físicamente también, y lo ha de ser para que le quepa el corazón que tiene. Para que os hagáis idea, recibe en su imprenta en Béjar a inmigrantes a los que da oficio y luego los coloca, o se los queda, que tiene dos adoptados, y emprende acciones para construir escuelas o dispensarios allí de donde vienen sus hijos adoptivos. El Sornabique se llama la asociación y monta desayunos solidarios con Josetxu, en La casa de la Sal,(un lugar donde se duerme el tiempo y despiertan los sueños), o empuja el proyecto de “En-mandilarte” y … podría contar mil de estas… pero mejor lo descubrís por vosotros mismos entrando en sus numerosas webs.

Nos ha recitado este bellísimo soneto (¡con lo difícil que es hacerlo bien, ha quedado de antología!):

Piensa el autor que no es ni mitad

Al despertar, la cama estaba fría
y el sol hacía equilibrio en la persiana
mientras yo mordisqueaba la manzana
de un sueño de mujer como ambrosía.

Me abrí al mundo en la ducha, que molía
en mi cuerpo maduro la galbana,
y busqué el pantalón, aquél de pana,
que tantos años sabe de mi umbría.

Salí a la calle como a la batalla,
buscando en las esquinas al sicario
que lleva en su navaja mi futuro…

pero no encontré más que un aire impuro,
un affiche del Ché y el recetario
de una vida pendiente de canalla.

Aquí podéis oir el audio:

Y aquí tenéis el mp3:

Aunque a mí me gustan muchísimas de sus obras, hay algunas que me gustan especialmente, por ejemplo, este otro soneto, que además se lo tomaron para ser letra de una canción (recuérdame de quién!).

Los alemanes iban vestidos de gris, tú ibas vestida de azul

Vivo mirando tus fotografías,
las del último agosto, cuando estabas
en una proa ajena y no pensabas
más que en tu soledad de ramas frías.

Presiento en tu figura otro paisaje,
otros amores rojos y paganos,
y siento que te rozan otras manos
como un puñal de fiebre, y un coraje

de celo y desazón me ahoga y vuelven
a morderme por dentro las entrañas.
Engáñame y no digas que me engañas,

di que me amas igual que se revuelven
las playas en sus olas. ¡Miénteme!
Di que no hay otro él. ¡Engáñame!

Hasta aquí el momento poesía.

Salud, cultura, anarquía y un poeta comprometido tengáis en vuestra vida.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *